Cuidar tus pies en Otoño - Las 8 claves de Marilashoes

02-10-2017


Para bien o para mal, se termina el verano. Muchas personas lo prefieren así, pero otras tantas se niegan a abandonar esta época del año. De todas formas, nos guste o no, tenemos que ir adaptando nuestro armario y nuestro calzado a la nueva estación que está llegando. Y ahora es el momento de sacar la ropa de Otoño, y el calzado que nos acompañará los siguientes meses. La cuestión es: ¿Sabes cuidar tus pies en Otoño?

Venimos de una temporada de chanclas, sandalias, exposición al aire, al sol, andar descalzas, contacto con materiales directamente,… En los siguientes meses, nuestros pies deben acostumbrarse a volver a estar horas y horas dentro de botas, botines, bluchers, sneakers, y demás calzado cerrado, que si no es de buena calidad, puede hacer que lo paguemos caro.

Hay ciertos puntos importantes a la hora de Cuidar tus pies en Otoño. Por ello desde Marilashoes os queremos dejar una serie de recomendaciones para que no tengamos problema a la hora de adaptar nuestros pies a este cambio estival:

- Preparar el pie. Como decíamos anteriormente, después del verano, nuestros pies no están acostumbrados a volver a ser introducidos en calzado cerrado. Para ello, lo suyo sería poder ir adaptando el calzado progresivamente. Nuestra recomendación es empezar con bluchers o zapatos bajos, antes de dar el paso a las botas o botines. De igual manera, en la medida de lo posible, ir controlando las horas de utilización de éstos.

- Utilizar un calzado de calidad. Si utilizamos unos botines de materiales de baja calidad, sin transpiración, con suelas que no son ergonómicas y no respetan la comodidad, nos podremos encontrar no sólo con un problema en la piel de nuestros pies, sino también en la pisada, rodillas, tobillos, incluso cadera, ya que modifican nuestra manera de pisar. Desde Marila te recomendamos que utilices calzado de máxima calidad como te podemos ofreces desde aquí. 

- Masajear de vez en cuando nuestro pie. Es muy aconsejable que todas las noches, por ejemplo antes de acostarnos, masajeemos nuestros pies con cremas hidratantes o de masaje. De esta manera, damos alivio a nuestros músculos plantares y a las articulaciones, ya que en este periodo estival, sufren mucho más debido también a la vuelta a la actividad diaria.

- Adaptar progresivamente nuestro calzado. Como comentábamos anteriormente, la recomendación principal es empezar con calzado de entre tiempo, para poder hacer una transición dulce. Como comprenderéis, no vamos a pasar de utilizar unas sandalias de dedo, a unas botas mosqueteras. El pie necesita una adaptación progresiva a los cambios de transpiración, luz, materiales de contacto, etc…

- Calcetines adecuados. Muy importante aunque no lo parezca. Es el contacto que tenemos directamente con el calzado. Nos protege de las posibles erosiones que nos pueden producir los materiales de fabricación interna del modelo. Por ello es importantísimo el material que tengan éstos. No es lo mismo los materiales sintéticos, que materiales como el algodón.

- Hidratación de nuestra piel. Nuestra piel ha estado expuesta al sol, agua, zonas húmedas, chanclas, sandalias, etc… En verano nuestros pies sufren más de lo normal. Por ello es importante, no sólo en esta temporada, hidratar y cuidar nuestros pies, ya que normalmente no le ofrecemos el cuidado que merecen.

- Baños de frio y calor. ¿Alguna vez se te han hinchado los tobillos o los pies en temporadas de entretiempo? Nuestros pies son muy sensibles, tanto al cambio de calzado, actividad, temperatura, y otros elementos. Por ello, una forma de activar la circulación en éstos, es dando baños de contraste de temperatura. Gracias a ellos, activamos nuestra circulación positivamente.

- Si tenemos problemas de rozaduras, utilizar sistemas de acolchado. Si eres de aquellas personas que sufren porque tienen la piel muy sensible y cualquier calzado te roza o genera heridas, la solución está en utilizar sistemas de acolchado en las zonas específicas. Además de curar y sanar los problemas regularmente.

Desde Marilashoes te recomendamos que sigas estos consejos para que tus pies no sufran con la transición. Cuidar tus pies en Otoño no es una opción, es una obligación.